was successfully added to your cart.

Carrito

Por Redacción El Observador -8 diciembre, 2019
Karen Marín para El Observador

¡La verdad hay que decirla! Las expectativas generadas tras el anuncio del concierto de Chayanne y Marc Anthony, para este 7 de diciembre en el Estadio Nacional, eran muchas. Y se cumplieron.

Este sábado el Estadio Nacional estalló en gritos, aplausos y coros gigantes, tras la salida del nacido en Nueva York a las 6:50 p.m.

Ambos artistas pertenecen a un selecto grupo en el firmamento de mejores artistas latinoamericanos, por su carisma, por su voz, por su don de gente y ni se diga por su capacidad de baile…

De manera que, aunque no es la primera vez que se presentan en el país – ya lo habían hecho en el 2012, junto al colombiano Fonseca, y en diversas ocasiones cada uno por su cuenta – tras siete años, las emociones volvieron a vivirse intensamente y sentirse en la piel.

Los boricuas vinieron con dos propuestas nuevas y repletas de sus más grandes éxitos, al mismo tiempo que incluyen los temas de sus nuevas producciones. Chayanne tiene en su agenda desde el 2018, su tour «Desde el Alma», en donde alternará la entrega y la pasión que lo caracterizan con varios de los clásicos que ha logrado a traves de su prolongada carrera.

Por su parte, Marc Anthony llegó con OPUS Tour – nombre de su más reciente disco – en donde también alterna varios de sus más emblemáticos éxitos con los nuevos temas.

Ambos aterrizaron nuevamente en suelo costarricense con el trabajo conjunto de BLieve Entertainment y ONE Costa Rica.

«Valió la pena» fue la canción que despertó e hizo vibrar al Nacional, tras una tarde fría y un apenas tibio acto de telonero, a cargo de la banda nacional PaluSanto.

Continuó con «Y hubo alguien», «Hasta ayer» y «Flor pálida». El salsero Marc Anthony indudablemente conoce su oficio y lo hace muy pero muy bien. Con un total de 11 temas «El Flaco» conquistó y enamoró a las 40 mil espectadoras que asistieron para ver su espectáculo y el de Chayanne; el dato del aforo fue suministrado por BLieve Entertainment.

Fue justo después de esta canción, cuando una admiradora le dio dos rosas y un rosario, que Marc Anthony se colocó inmediatamente en su cuello.

Le siguieron en la lista «Contra la corriente», «Lo que te di» y «Que precio tiene el cielo». «Te conozco bien”, «Parecen viernes».

Con 51 años de edad, casi 30 de ellos de carrera, Marc Anthony demostró en San José que ha madurado sin ceder una onda en energía. Por algo continúa haciendo lo que lo llevó a ser el nuevo «Rey de la salsa» avanzada la década de 1990.

Se despidió pero el público pidió «¡otra,otra, otra!» hasta que regresó a cantar «Tu amor me hace bien».

Marc Anthony finalizó su presentación con otro gran éxito: «Vivir mi vida» y el Estadio, al igual que su rostro, se mostraron felices y agradecidos por la entrega. Y miles devolvieron con cariño esa dosis extra de profesionalismo que caracterizan al puertorriqueño.

Pero fue ahí cuando llegó uno de los momentos más emotivos del concierto. El público no paraba de aplaudir y gritar, durante al menos tres minutos. El salsero, como una forma de agradecimiento, besó la tarima para luego interpretar su gran éxito «Vivir mi vida».

¡Como un huracán!

Y si ya el Estadio había explotado en gritos y apoyo al salsero, tengan por seguro que lo sucedido cuando Chayanne salió a escena fue,simplemente, enloquecedor.

El originario de San Lorenzo de Puerto Rico, que comenzó su carrera con el grupo Los Chicos, es desde inicios de la década de 1980 uno de los artistas más queridos de Costa Rica.

Así que cuando sonó «Torero», el primer tema con el que Chayanne, abrió su concierto el Estadio Nacional lo recibió con una marea de gritos. Él apareció totalmente vestido de negro y con su amplia y magnética sonrisa y siguió «Humanos a Marte».

«¡Buenas noches! ¡Ticos, ticas! Es un placer estar aquí está noche, ¡pura vida!»

«Lo dejaría todo» llenó de romance la noche en La Sabana. «Que energía más bonita se respira aquí esta noche, ustedes me han visto crecer y han sido parte importante de mi carrera», celebró el artista de 51 años.

«Y esta anoche con mi amigo Marc y como siempre digo…esta noche ustedes mandan», le encomendó a una fanaticada, rendida y cómplice.

Con «El centro de mi corazón» llegaron seis bailarinas – cuatro mujeres y dos hombres – que dieron color y movimiento al escenario.

Tras un cambio de vestuario – agregó un saco en tonos café – cantó «Oye». Vino luego «Boom, Boom» y Chayanne hizo alarde de sus ya reconocidos dotes de bailarín.

«Un siglo sin ti» despertó el romanticismo y arrancó más aplausos. «Con esta si quieren pueden hacer lo que quieran», para dar paso a «Fiesta en America» y bajó para saludar al público.

«Tiempo de vals» trajo a un par de bailarines al escenario, mientras que el boricua volvió a cambiar su vestuario, esta vez con un saco lleno de brillo en tono dorado.

Envió señales, buscando a alguien que quisiera bailar con él. De seguido le trajeron a una niña, parte del club de fans Lazos de Amistad, con quien bailó y se tomó una fotografía.

Luciendo una nueva camisa, está vez de manga larga y tornasol, dio vuelo a un mosaico de temas como «Fuiste un trozo de hielo en la escarcha», «Y que culpa tengo yo», «Atado a este amor», entre otros, en los que se presentó junto a sus coristas y guitarristas sentados.

«Baila, baila» volvió a sacar sus más sensuales movimientos, en compañía de ocho bailarines. Siguió en la lista «Este ritmo se baila así» uno de los primeros éxitos de su carrera.

Visiblemente emocionado agradeció la respuesta del público y presentó a su equipo en pleno.

«Y tú te vas», «Caprichosa», «Choka, choka» y «Salomé» fueron las ultimas canciones de un espectáculo, que aunque por separado, reunió a dos grandes, a dos enormes artistas en nuestro país.

Y a solicitud del público, Chayanne regresó para despedirse con dos éxitos más «Di que sientes tú» y «Provócame».

X
X